valores.org

Inspiranos

No olvidarse de los “viejos”.

Verónica

La solidaridad, dedicación y el amor todo lo puede.

Tengo a mi madre con Alzheimer en un hogar que se llama Residencia San Agustín. Es desde hace dos años mi segunda casa. Voy a cualquier horario a ver a mi madre y desde los propietarios hasta el personal son personas maravillosas con una gran vocación de servicio para tratar a los abuelos. A algunos no los visitan tan a menudo como voy yo con mi hija, o mis hermanos. Entonces quise formar parte de ellos, y cuando voy, además de estar con mi viejita, les leo el diario, los hago reír leyéndole el horóscopo inventado con bromas, vemos tele y recitamos. A uno de los abuelos le llevé un libro de poesías de Neruda, ¡y ya se está aprendiendo el Poema 20! Que es largo. Me siento bien, útil, y dar una mano, un cariño, una charla, un momento de distracción a los abuelos me hace felíz.. Quería compartirlo con ustedes… ¡Gracias!

  • Compartir
Completá el formulario y comenzá a inspirarnos
Volver a Categoría