valores.org

Inspiranos

Cambiar caramelos por sonrisas

Pedro S.

Todos los días se pone en el bolsillo de la mochila un manojo de caramelos y chupetines que compra especialmente para otros. Recorre su rutina intentando encontrar personas que necesiten un poquito de dulzura en su día.

Todos los días se pone en el bolsillo de la mochila un manojo de caramelos y chupetines que compra especialmente para otros. Recorre su rutina intentando encontrar personas que necesiten un poquito de dulzura en su día. Manuel, mi amigo, siempre nos dice: “a ustedes no les cuesta nada, y al otro le sacás una sonrisa y le das algo más que un caramelo, un gesto de cariño que le puede alegrar la mañana, la tarde o hasta todo el día”.

  • Compartir

Etiquetas:

Completá el formulario y comenzá a inspirarnos
Volver a Categoría